15 consejos para bañar a un bebé de forma respetuosa

 Uno de los momentos más especiales del día de un bebé es la hora del baño. No importa si acaba de nacer, si tiene 12 meses o ya 4 años.  La hora del baño es un momento íntimo de relax, que permite interactuar con papá y mamá, estimular y conocer el cuerpo y disfrutar de […]
 

Uno de los momentos más especiales del día de un bebé es la hora del baño. No importa si acaba de nacer, si tiene 12 meses o ya 4 años. 

Como Bañar a un bebe

La hora del baño es un momento íntimo de relax, que permite interactuar con papá y mamá, estimular y conocer el cuerpo y disfrutar de mimos.

Cada bebé es un mundo. Por lo que no hay una única forma de bañar a un bebé. 

Pero si sois madres o padres primerizos, si que hay algunos consejos que deberás tener en cuenta si quieres que la hora del baño sea un momento único, placentero y relajante tanto para los papás y las mamás como para el bebé.

Por eso, les hemos querido consultar a anainas, expertas en productos cosméticos naturales especialmente diseñados para pieles infantiles para que nos expliquen qué consejos son fundamentales para que la hora del baño de tu bebé sea una experiencia maravillosa en todos los sentidos.

15 consejos para bañar a un bebé de forma respetuosa

Pexels

¿Cómo preparo el baño perfecto para un bebé?

El baño es una rutina esencial que le aporta a tu peque un sinfín de beneficios. El objetivo principal es la higiene, claro está, pero es que además constituye un momento íntimo de contacto “piel con piel” que si va acompañado de mimos, calma y tiempo, ayudará a estrechar vuestro vínculo afectivo con lo que aumentará su bienestar…¡y el tuyo!

El contacto con el agua calentita, tus caricias, las nuevas texturas, los olores… forman una experiencia multisensorial que despierta sus sentidos y que contribuyen a su desarrollo emocional y físico… De este modo, el baño perfecto, es aquel que os permita disfrutar de todas estas ventajas.

Frecuencia del baño:

¿Cada cuánto baño a mi bebé recién nacido?

Cuando un bebé es recién nacido debes esperar para darle el primer baño a que se le caiga el cordón umbilical.

Durante sus primeras semanas de vida, especialmente si el bebé ha nacido antes de tiempo, es recomendable programar baños solo dos o tres veces por semana. Mejor sin sumergirlo aún, es decir, limpiando su piel suavemente con una esponja húmeda  que iremos mojando en agua o en agua con gel delicado, como nuestro Gel&Champú anainas, si fuese necesario. 

Piensa que en esta etapa, el bebé no suele sudar ni ensuciarse demasiado. Su piel es muy fina, el ombligo aún no ha cicatrizado totalmente y puede sentir inseguridad si se le cambia de forma brusca de ambiente.

Desde las primeras semanas hasta el primer año aproximadamente (antes de que empiece a explorar, gatear y comer con sus manitas), puedes mantener esa frecuencia de baño de dos o tres veces por semana, o lo que vaya necesitando según crezca también su capacidad de mancharse…

En esta etapa es muy cómodo usar una tina o bañerita. Y si usas gel y champú naturales para pieles sensibles, su piel estará protegida y se lo pasará en grande con las burbujas.

¿Cada cuánto baño a mi bebé de 1 año?

A partir de ese momento, un baño diario es lo más recomendable para mantener a raya la suciedad y los agentes externos. La rutina del baño a partir del año, sobre todo si va acompañada de juegos, canciones y risas. 

A partir de esas edad es muy probable que, cuando metas a tu pequeño al agua no quiera salir en un buen rato ya que suele ser su momento preferido del día.

La habitación ideal para bañar a un bebé

Lo lógico es pensar en el baño, pero no siempre es la estancia más calentita de la casa o la más cómoda para ti. Dependiendo la etapa de la vida de tu bebé, es posible que prefieras llevar a cabo el ritual del baño en otra habitación.

Recuerda que la estancia debe estar a una temperatura o igual o un poco superior a 20ºC para que no tenga frío al sacarle la ropita ni al salir del agua. Es importante que la estancia que elijas te permita tener a mano todo lo que vayas a necesitar durante el baño para que no tengas que ausentarte en ningún momento.

No dejar nunca a tu bebé sin supervisión evitará un montón de accidentes, así que si es posible, disfruta del momento del baño en familia, sobre todo los primeros días, para contar con apoyo. Si sólo se va a ocupar del aseo una persona, es mejor repasar antes que tienes preparado todo lo que vayas a usar.

El tipo de bañera ideal para el baño de un bebé

Las hay de muchos tipos: portátiles, plegables, integradas en el cambiador, adaptables para poner sobre la bañera, hinchables para los platos de ducha, con forma de asiento, con forma de cubo… En este punto, cada persona tendrá que valorar la mejor opción en función de sus características y las de su hogar.

Lo imprescindible es que la bañera sea segura para tu peque, es decir, que sea estable y antivuelco y que tenga alguna textura (que no sea completamente lisa) para evitar resbalones indeseados. También es importante que resulte cómoda para ti, eso te facilitará las cosas a la hora de manejarte durante el baño.

Durante los primeros meses, asegúrate de que su cabecita va a estar sujeta con el soporte que hayas escogido, y si no, pasa tu brazo por su espalda para que ésta  descanse en tu antebrazo.

La temperatura del agua perfecta para bañar a tu bebé

El agua debe estar a temperatura corporal, es decir, entre 35ºC y 37ºC. 

Todas las personas tenemos nuestros gustos propios, que es posible que se salgan de este baremo, así que asegúrate de comprobar antes del baño que el agua tiene la temperatura adecuada ayudándote de un termómetro si es necesario.

Para las niñas o niños mayores, que ya empiezan a tener autonomía, es conveniente que les expliques el funcionamiento del grifo y que identifiquen su posición correcta para evitar sustos.

Si tu peque tiene la piel sensible o con dermatitis, lo mejor para que no se descame o se ponga reactiva, es que lo bañes con agua tibia o que el agua esté más bien fresquita y que el tiempo de baño no supere unos 5 ó 10 minutos. 

Además es conveniente secar la piel a toquecitos (sin arrastrar la toalla por la piel) e hidratarla justo después del secado con una crema hidratante natural mediante un suave masaje.

Si tu peque no necesita estos cuidados específicos y además le encanta el agua, recuerda ir entibiando poco a poco el agua del baño para que no se enfríe demasiado… ¡y a disfrutar!

¿Qué productos debo tener a mano durante la hora del baño?

Jabón especial para la piel del bebé

Nuestra recomendación es usar sólo lo indispensable. 

Escoge productos infantiles que sean naturales y sostenibles. De este modo mejorarás la salud y bienestar de tus peques y de paso contribuirás a la mejora y cuidado del planeta.

Por ejemplo, el Gel & Champú infantil de anainas con pH neutro, totalmente natural y de origen vegetal, formulado específicamente para pieles delicadas y sensibles, sin perfumes ni blanqueantes, que además no pica en los ojos. 

Con él cubres todas las necesidades de higiene porque se puede usar para lavar manos, carita, cuerpo y cabello sin complicaciones.

Esponja adecuada para la piel del bebé

Marinas, konjak, luffa… hoy por hoy existen un montón de opciones naturales, que son respetuosas, biodegradables y específicas para cada etapa de edad… además de ser más duraderas. Olvida lo sintético y anímate a probarlas.

Si no te acabas de decidir, no te preocupes, tus manos también son una opción perfecta que a tu peque le encantará que uses.

Toalla limpia, natural, suave y esponjosa

Las fibras vegetales como el algodón y el cáñamo tienen un perfil alergénico muy bajo a diferencia de los tejidos que contienen plásticos como el poliéster o las poliamidas. En este caso, y en línea con lo anterior, te recomendamos que te pases a textiles 100% vegetales (si son bio, mejor) de colores neutros o sin tinturas, sobre todo durante los primeros meses. 

A veces es difícil resistirse a los diseños que ofrece el mercado, pero piensa que los colores suelen conseguirse a base de agentes químicos y cuanta más intensidad tengan, más concentración de pigmento llevarán las telas.

Juguetes para bebés o niños pequeños

Durante las primeras semanas, el cambio de ambiente, la sensación del agua, el vaho, los olores, las burbujas, tu voz… ya son de por sí un gran estímulo. 

A medida que tu hija o tu hijo vayan creciendo e interactuando más con su entorno les resultará muy divertido tener a mano juguetes durante el ritual del baño. 

Vigila que tengan el tamaño adecuado para garantizar su seguridad y no te cortes, les encantará “bañar” a sus amiguitos de juguete, ver cómo flotan, hacer barquitos…

También puedes utilizar juguetes reciclados, hechos a mano para estimular su imaginación. Por ejemplo, puedes pintar los tapones de madera de anainas y convertirlos en unos barcos estupendos que hasta permiten transportar «algún marinero o alguna pirata».

De esta forma, la hora del baño será un momento aún más divertido y personal.

¿Qué pasos debo seguir para bañar a un bebé?

Cómo lavar el cuerpo de mi bebé

Ante todo, sigue los consejos y las recomendaciones que el personal médico te haya dado. Pero como norma general:

  • Se recomienda frotar la piel muy suavemente, insistiendo en los pliegues que es donde tiende a acumularse más suciedad o piel muerta.
  • Ten especial cuidado en la zona del pañal y lava esta zona siempre de delante hacia atrás. 
  • Empieza primero por los piececitos y continua de forma ascendente todo el resto del cuerpo. Así te asegurarás de lavar toda la piel.
  • Es recomendable dejar la cabecita para el final para evitar que tu peque se enfríe. 
  • Sigue el mismo proceso durante el aclarado.

Cómo lavar la cabeza de mi bebé

El cuero cabelludo forma parte de la piel. Un champú que además sea gel, está  orientado también a cuidar la piel y no sólo a acondicionar el cabello. El objetivo durante sus primeros meses es mantener sana su piel. El pelito, aunque tenga mucho, lo cambiará rápidamente.

Por eso es recomendable utilizar un Gel con Champú como el de anainas, ya que consigues un doble resultado. Por un lado cuidas e hidratas el cuero cabelludo sensible y, por otro, dejas el cabello suave y sedoso. Además, pueden utilizarlo los adultos por lo que no es necesario que tengáis decenas de productos para el baño.

  • En el caso de bebés muy pequeños, recuerda que las fontanelas de la cabecita se van cerrando poco a poco. Así que, ¡no frotes su pelo con fuerza! limítate a lavar ligeramente.
  • Si tu bebé tiene costra láctea o dermatitis seborreica (descamaciones de la piel amarillas o rojizas muy habituales hasta los 12 meses) y no tiene picazón, no insistas mucho en sacársela.
    Estamos de acuerdo en que no es muy estética, pero a veces, en el afán de acabar con ella, podemos provocarle irritaciones o pequeñas heridas. Así que ¡no te impacientes! Verás que si le hidratas también el cuero cabelludo, ésta se caerá sola mucho antes de lo que piensas.

¿Qué pasos debo seguir después del baño?

Secar el cuerpo del bebé

Ten preparada su toalla, capa o albornoz, mejor si está tibia para continuar con la sensación de bienestar durante el secado, esta parte del ritual del baño también suele ser deliciosa, así que aprovecha para regalar mimos y caricias.

Seca mejor a toquecitos, sobre todo las zonas con pliegues, evita el uso de bastoncillos en los oídos y limítate a secar las orejitas con una gasa limpia. Haz lo mismo en la zona del ombligo si aún no se ha caído el cordón o si está sin cicatrizar, para que no quede húmedo. Es esta zona, es habitual pasar un algodón humedecido con alcohol de 70º, pero mejor sigue los consejos que te haya dado el personal sanitario.

Hacer un masaje para bebés

Cómo bañar a un bebé

Los masajes son una práctica muy aconsejada en bebés a partir de su primer mes de vida. Antes de eso, las caricias son estímulo suficiente. Para llevar a cabo esta  rutina que estrechará vuestro vínculo y ayuda a evitar tensiones y a rebajar la intensidad de los juegos en el agua, no es necesario seguir una técnica especial.

Es habitual empezar por las extemidades,continuar por el abdomen y la espalda y terminar por la zona de la cabeza.

Con un buen masaje conseguirás varios beneficios como ayudarle a que tome conciencia de su cuerpo, reforzarás su sistema inmunitario y aliviarás ciertos trastornos como los cólicos y los gases o a expulsar flemas en caso de congestión.

Hidratar el cuerpo del bebé

 El masaje saldrá mejor si te ayudas con un aceite o una crema hidratante untuosa.

La crema hidratante anainas es específica para la infancia y la puedes usar en carita y cuerpo. Está enriquecida con manteca de karité y aceite de oliva ecológicos y de primera presión en frío y se complementa con el poder regenerador de la caléndula y la sensación de calma que le confiere la regaliz.

Frota bien tus manos primero con la crema para que estén suaves y tibias y descubre todos los beneficios de un cuidado con productos naturales

¿Qué pasa si a mi peque no le gusta el baño?

¡No te preocupes! No a todos los bebés les gusta el baño. Por eso, es recomendable:

Escoge el momento adecuado

Desde que nacemos, todas las personas tenemos rasgos de personalidad únicos y preferencias bien definidas. Esas características que iremos descubriendo a medida que nuestros hijas e hijos vayan creciendo, nos darán pistas de cuál puede ser el momento idóneo para su baño. Adáptate a sus necesidades y busca una hora adecuada para este ritual con tantos beneficios.

Mantén la calma

Es el último punto, pero el principal. Si tú no estás en calma, te será más difícil calmar a tu peque, así que dedícate unos instantes, respira y haz algo que te haga sentir bien. 

Una vez que tú estés mejor, verás que es mucho más fácil conseguir buenos resultados si tu bebé se resiste al baño o llora.

Hay que asumir que es posible que este momento le haga sentir inseguridad, le asuste, o simplemente que no le guste. 

En este caso ármate de paciencia, esto no va a ocurrir toda la vida. Relativiza, explícale por qué es importante y recuerda que el llanto es simplemente la expresión de una emoción que tu peque está aprendiendo a controlar.  

No le des más importancia de la que tiene, a veces llorar un ratito es lo que más ayuda… y mejor si estás ahí, en calma y haciéndole compañía.

los 5 sentidos del bebé

Como puedes ver, la hora del baño de un bebé es un momento mágico, tanto para las familias como para los peques. 

Y es que, desde el momento preparas el baño hasta cuando les haces un relajante masaje por su delicada piel debe estar cuidado al máximo detalle para que tanto tu bebé como tú disfrutéis de ese momento.

Y para ayudarte a que ese momento mágico del baño sea un ritual lleno de mimos y cuidados tenemos un descuento exclusivo para tí:

Solo por ser miembro de Hellopapis tienes un 10% de descuento y envío gratuito en todos los productos anainas.

¿Tienes algún truco para bañar a tu bebé?

¿Te ha parecido útil este post?

¡Compártelo en tus redes sociales!

banner subscriptores
¡Compártelo!

Descárgate gratis

guia de crecimiento por etapas

¿Qué estás buscando?

Busca contenido por tema

Regístrate en Hellopapis
Calcula la altura de tu bebé
Calcula la fecha de parto

Próximo evento

Jun
5
Vie
2020
todo el día Exponadó Vilanova y la Geltrú
Exponadó Vilanova y la Geltrú
Jun 5 – Jun 7 todo el día
Exponadó Vilanova y la Geltrú @ Vilanova i la Geltrú | Catalunya | España
ExpoNadó Vilanova te regala tres días llenos de experiencias.  Un entorno al aire libre, en el centro de la ciudad, creado para que los visitantes vivan una experiencia mágica rodeados de personajes de dibujos animados, actividades[...]

Seguro te interesa