Este mes Toni de Contes per crèixer, comparte con nosotros la historia de una tortuga que amaba pasear y divertirse con los amigos.

¿Te unes a nosotros a leer este cuento? Recuerda que puedes descargarlo para poder leerlo más cómodamente con tu hijo en cualquier lugar o momento del día.

Edad recomendada para este cuento:

A partir de los 2 años.

Por qué debes leer este cuento a tus hijos:

Los animales son muy atractivos para los niños y niñas de 2 años de edad. Por eso, si tu hij@ tiene entre 2 y 3 años disfrutará leyendo la historia dea “El Caracol Friolín”.

Recuerda que antes de leer el cuento a tu hijo/a debes leerlo tú en voz alta. Poco a poco, con tranquilidad, vocalizando correctamente y realizando las entonaciones necesarias.

Si el texto contiene alguna palabra de la que no conoces el significado debes buscarlo. También has de prever aquellas palabras que intuyes que tu hijo no conoce para que le puedas explicar su significado, como, por ejemplo, la palabra amapola: si le enseñas una imagen (fotografía, dibujo…) enseguida conocerá lo que es.

Puedes utilizar este cuento para poder hacer preguntas sobre ellos y te darás cuenta de la capacidad que tiene tu oyente de retener y recordar lo que ha escuchado. Este ejercicio es muy interesante y necesario ya que nuestra sociedad es muy visual y, en muchas ocasiones, no potenciamos la retención y el valor de los mensajes orales.

LA TORTUGA AMAPOLA

 

La tortuga Amapola cada mañana cuando salía de su madriguera lo primero que hacía era estirar mucho su cuello hacia arriba para ver si lucía el Sol.

 

  • ¡Ah, qué bien, hoy hace sol! Será un día fantástico para salir a pasear.

 

Su paseo preferido era ir hacia los campos de trigo y contemplar las amapolas. Le gustaba mucho ver su color rojo intenso. Se podía pasar horas y horas contemplando aquellos delicados pétalos.

Los amigos de la tortuga le habían puesto el nombre de Amapola. Ella era un animal tranquilo y buena amiga de todos los animales que vivían cerca de su escondite. Muchas veces iba a merendar a casa del caracol Friolín y se contaban historias y cuentos. Este le preparaba unas deliciosas hojas tiernas de lechuga rociadas con gotitas de agua. La Amapola las encontraba tan sabrosas que incluso se lamía los dedos.

 

Como cada día, de madrugada, la tortuga Amapola cuando salía de su madriguera lo primero que hacía era estirar mucho su cuello hacia arriba para ver como se había despertado el día.

 

  •  ¡Ah, qué bien, hoy llueve! Será un día fantástico para salir a pasear.

 

Para Amapola todos los días eran buenos tanto si llovía como si hacía sol. Así que siempre salía a pasear para hacer un poquito de ejercicio y, sobretodo, para saludar a sus amigos que iba encontrando por el camino. Amapola disfrutaba de la vida y del tiempo.

 

Y CUENTO LEÍDO,

EL CUENTO DEL CARACOL FRIOLÍN

SE HA ACABADO

 

Descarga este cuento en PDF aquí

banner subscriptores

Search

Únete a la comunidad HelloPapis y consigue descuentos exclusivos
Registrate
Los campos con (*) son obligatorios
Información de la Cuenta
La contraseña debe tener al menos 7 caracteres. Para hacerlo más fuerte, use letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos.
Escriba nuevamente su contraseña.
 
Términos y Condiciones
 

¡Se acerca el día de la madre y te mereces un homenaje!

Calculadoras