Cuando un niño aprende algo nuevo pasa periodos que lo repite continuamente… puede incluso llegar a ser cansino para los padres. Es como cuando aprenden a subir escaleras y no hacen más que dirigirse a ellas a pesar de que tu como padre no hagas más que repetirle lo peligrosas que son. Estos periodos según Maria Montessori, son llamados periodos sensibles y hoy Cristina autora del blog “Criar, jugar, amar” nos aclara como reconocer estos periodos tan típicos en vuestros hijos.Seguramente os habréis fijado en que los niños a veces muestran mucho interés en aprender algo y lo repiten constantemente, casi de forma obsesiva! Es muy probable estemos ante un periodo sensible.

Los Periodos Sensibles, son un concepto muy importante que debemos tener en cuenta durante el desarrollo de nuestros hijos. Si seguís el Método Montessori o habéis escuchado hablar de él, seguramente los conoceréis o sonarán estas palabras. Pero ¿realmente sabemos lo que son y cómo podemos identificarlos?

Desde el nacimiento hasta los 6 primeros años de vida, periodo que Maria Montessori denominó como “la mente absorbente” (una mente que lo recibe y lo absorbe todo), se producen los periodos sensibles o ventanas de oportunidad, son pequeños espacios de tiempo en que el niño se interesa por algo de una forma muy intensa y lo repite una y otra vez hasta que logra adquirir esa habilidad y perfeccionarla. De esta manera se produce un aprendizaje natural y espontaneo, ya que es el niño quien decide instintivamente por qué interesarse.

Estos periodos son transitorios, duran un tiempo y luego desaparecen independientemente de si el niño ha adquirido esa habilidad o no. Por eso es importante detectar estas fases, ya que solo ocurren una vez, es decir, no se repiten a lo largo del tiempo, y es justo en ese momento cuando el niño aprende fácilmente y sin esfuerzo y una vez pasado ese periodo le será mucho más difícil adquirir esa habilidad, ya que le supondrá un mayor esfuerzo.

Maria Montessori definió estos periodos como:

“sensibilidades especiales que se encuentran en los seres en evolución, es decir, en los estados infantiles, los cuales son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez desarrollado este carácter cesa la sensibilidad correspondiente” 

-El niño. El secreto de la infancia-

 

Los 4 periodos sensibles principales

1. Lenguaje

Éste va de los 0 a los 6 años y tiene su punto álgido alrededor de los dos años. Primero el bebé adquiere los sonidos de la lengua materna, después la pronunciación, la entonación y finalmente aprende las estructuras gramaticales.

2. Orden

Este período abarca desde los 0 a los 6 años y también tiene su vértice alrededor de los 2 años. El niño necesita tener un orden en su entorno y en sus rutinas para poder crearse su propio orden mental que le servirá para comprender como funciona el mundo que les rodea. El orden es fundamental ya que les da confianza, seguridad y les sirve como punto de referencia.

3. Refinamiento de los sentidos

Éste abarca desde los 0 a los 6 años y el punto de mayor desarrollo se comprende entre los 3 y los 6. Aunque desde el momento de nacer el niño aprende a través de sus sentidos, no será hasta a partir los 3 cuando refine sus percepciones sensoriales logrando discriminar, nombrar o categorizar las distintas impresiones que recibirá a través de sus sentidos.

4. Movimiento

Empieza alrededor de los 18 meses y termina a los 4 años, durante esta etapa el niño muestra un gran interés por perfeccionar sus movimientos y hacerlos con precisión.

 

Hay que tener en cuenta que cada niño es diferente y por tanto tienen necesidades diferentes, por lo que el momento en el que los periodos se manifiestan puede ser muy distinto de un niño a otro. Cada niño tiene su ritmo de aprendizaje y se debe respetar.

 

Ahora la pregunta del millón es, ¿y cómo se pueden identificar? Pues la respuesta es sencilla, solo hay una manera y es mediante la observación. Saber observar a los niños sin interrumpirles o intervenir nos ayudará a descubrir sus intereses. Algunos factores que nos pueden ayudar a detectarlos es fijarnos si el niño muestra interés por una actividad o habilidad y se concentra mucho durante unos minutos, o si se interesa por varias actividades que tienen algo en común, otra característica fácilmente reconocible sería el hecho de repetir el mismo ejercicio una y otra vez. Saber observar de manera consciente a los niños sin interrumpirles o intervenir nos ayudará a descubrir sus intereses.

¿Te gustaría leer más artículos de ella?

Te invitamos a pasar por el perfil de Cristina donde encontrarás más… También te recomendamos el área de colaboradores en el blog donde podrás leer más artículos interesantes de otros profesionales que escriben semanalmente en esta sección con información útil referente a diferentes sectores.

¿Te ha sido útil este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes inscribirte en nuestra newsletter para recibir más novedades como este post, además de descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio.

Y te preguntamos…. ¿Has podido reconocer alguno de estos periodos sensibles en tu hijo? ¿Que es lo que más le ha dado por hacer?

banner subscriptores

Search

Únete a la comunidad HelloPapis y consigue descuentos exclusivos
Registrate
Los campos con (*) son obligatorios
Información de la Cuenta
La contraseña debe tener al menos 7 caracteres. Para hacerlo más fuerte, use letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos.
Escriba nuevamente su contraseña.
 
Términos y Condiciones
 

¡Se acerca el día de la madre y te mereces un homenaje!

Calculadoras