Prepara tu vuelta al trabajo sin dejar la lactancia

Por norma general, en nuestra sociedad nos han hecho creer que la lactancia no puede seguir una vez se vuelve al trabajo, todo se complica, te ponen dificultades, etc… Por este motivo en España se destetan muchos bebés antes de lo aconsejado por la Organización mundial de la Salud (OMS). Pero, ¿que pasa si una mama y su bebé se sienten felices con su lactancia?¿Realmente no son compatibles la vuelta al trabajo y dar el pecho? Hoy la especialista en lactancia, Alba de LactApp nos cuenta como prepararte tu y como ayudar a tu hijo con este cambio para poder seguir con una lactancia exitosa y feliz. La vuelta a la rutina después de la baja maternal siempre es dura, pero se hace especialmente difícil cuando la vuelta al trabajo se acompaña de la primera separación de tu bebé. Muchas mujeres creen que esta separación representa el final de la lactancia pero eso no es del todo cierto si nos organizamos y tenemos ganas de seguir amamantando. 

Prepararse para el gran día

Muchas madres sienten la necesidad de preparar a su bebé para la separación que se aproxima inexorablemente. De esta manera, a veces, 15 días o una semana antes de volver a trabajar empiezan a sustituir tomas de pecho por biberón, ya sea con su leche o con leche artificial, para familiarizar al bebé con la nueva situación y con el método de alimentación escogido.

Pero lo que parece una buena idea no suele serlo, ya que lo único que se consigue es adelantar el estrés por la separación; ya que el bebé suele rechazar las tomas en cualquier envase que no sea el pecho, lo que aumenta la preocupación de la madre. Si la madre se quiere preparar para ese duro día es mejor centrarse en otras cosas más prácticas:

  • Conseguir y familiarizarse con el sacaleches y decidir qué envases de conservación/congelación se van a usar;
  • Preparar los métodos de suplementación, idealmente más de uno, que queramos dejar a la persona que va a cuidar al bebé en nuestra ausencia;
  • Hacer un pequeño banco de leche “para las emergencias” ya que un día la leche se puede derramar, la podemos olvidar en el trabajo o el bebé puede tener más hambre de lo habitual;
  • Comprar una neverita para el transporte con sus correspondientes placas de frío.

Aunque pueda parecer imposible la mayoría de madres lactantes consiguen volver al trabajo y mantener la lactancia materna, cada madre debe valorar cuáles son sus necesidades y las de su bebé teniendo en cuenta tres puntos básicos: ¿Qué edad tiene el bebé? ¿Con quién se va a quedar? ¿Cuántas horas vais a estar separados?

La edad el bebé

Los bebés de menos de cuatro meses sólo deben tomar leche. A partir de los cuatro meses si es necesario, y no queremos que el bebé tome leche artificial, podemos empezar con la alimentación complementaria. A partir de los 6 meses en adelante ya pueden comer alimentos en ausencia de mamá junto con leche extraída junto con leche materna extraída.

Un tema que acostumbra a preocupar mucho a las madres lactantes es acertar con la cantidad de leche que va a necesitar el bebé, pero la verdad es que sólo hay una persona que sabe exactamente lo que el bebé necesita y ese no es otro que el mismo bebé. Él va a determinar en pocos días qué cantidad de leche materna extraída necesita. Pero a modo orientativo recomendamos dejar pequeñas cantidades de leche 50-75ml y ver los primeros días que volumen necesita. Porque también hay algunos bebés que deciden esperar a su madre y no comer en su ausencia y otros devoran todo lo que se les ofrece.

Con quién se va a quedar

Tanto que si va a una guardería o se queda con la pareja o la abuela puede seguir tomando leche materna. Las guarderías públicas deben facilitar la conservación de su leche y garantizar la administración al bebé para que puedan seguir con la lactancia todo el tiempo que los dos deseen. Normalmente la leche se les administra a los bebés con biberón, si es así se debería procurar buscar una tetina de flujo lento y recordar a los cuidadores que el biberón se da al bebé muy lentamente, muy despacio a fin que pueda regular su ingesta al igual que haría en el pecho.

Si se va a quedar en casa, tenemos más opciones de suplementación que son menos proclives a causar confusión en la succión: vaso, jeringa-dedo, cuchara… Cada bebé y cada cuidador debe encontrar el que les funciona mejor.

Cuántas horas vais a estar separados

Porque no es lo mismo estar 4 horitas lejos del bebé que 12, hay que hacer un cálculo de horas de separación, ya que eso nos va a permitir valorar mejor el volumen de leche que necesitamos. Aunque la lactancia es a demanda el bebé va a pedir comida aproximadamente cada 2-3 horas, de este dato podemos deducir cuantas tomas va a realizar en nuestra ausencia. Los bebés, también hay que tener presente la edad, pueden tomar cantidades muy dispares de leche: 50ml por toma, 75ml, 150ml o nada… Así pues, es mejor tener leche congelada e ir probando para ver con el día a día qué cantidad es la requerida.

¿Con qué le doy la leche?

Hay muchos métodos de suplementación, según sea tu circunstancia puedes usar uno u otro, ¡o varios! Cuando volvemos a trabajar hace falta dejar a la persona que se va a quedar con el bebé algunos de ellos para que ambos, cuidador y bebé, encuentren el adecuado.

  • Jeringa-dedo: se debe introducir el dedo meñique del adulto (limpio, evidentemente) en la boca del bebé, la palma de la mano hacia arriba, se estimula el paladar lo que produce la succión del bebé. En la comisura de los labios se pone la jeringa y se va administrando. Ideal para tomas puntuales o para bebés pequeños.
  • Vaso o cuchara: se apoya el vaso o la cuchara en el labio superior y permite así que el bebé vaya lamiendo la leche. En bebés pequeños no se debe verter la leche dentro de la boca. El único desafío de este método es que a veces se derrama bastante leche. Es apta para bebés de cualquier edad.
  • Vasito de inicio: hay dos tipos, lo que tienen una válvula antivuelco y los que no la tienen. Si no tienen la válvula, este método es ideal para bebés mayorcitos (más de 6 meses) que pueden agarrar el vaso y tragan sin dificultad. Si tienen la válvula antivuelco los bebés, a partir de los 4 meses, deben aprender a hacer el vacío, como bebiendo de una pajita para poder sacar la leche.
  • Botella de agua especial deportistas: para bebés a partir de 8 meses puede ser un gran método de suplementación. Resulta económico y ellos manejan la cantidad que quieren tomar.
  • Biberón: el biberón es el método más utilizado para realizar la suplementación. En el caso de querer dar la leche el bebé debe estar sentadito, se debe mantener el biberón lo más horizontal posible a fin de que sea el bebé el que regule la ingesta de leche y no se estrese.

En definitiva, cada familia encuentra su sistema para compatibilizar la lactancia con la vuelta al trabajo. Lo ideal es conocer las opciones que tenemos y estar en contacto con otras madres que puedan compartir sus trucos y recursos y acabar encontrando nuestra propia manera.

¿Te gustaría leer más artículos de ella?

Te invitamos a pasar por nuestra área de colaboradores en el blog y leer más artículos interesantes de Alba. Además también podrás conocer el resto de profesionales que escriben semanalmente en esta sección con información útil referente a diferentes sectores.

¿Te ha sido útil este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes unirte en nuestra familia para recibir más novedades como este post, además tendrás acceso exclusivo a descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio. Y com siempre te esperamos en los comentarios…

¿TE GUSTARÍA SEGUIR CON LA LACTANCIA CUANDO VUELVAS AL TRABAJO? ¿COMO FUE TU EXPERIENCIA AL VOLVER AL TRABAJO?

banner subscriptores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *