3 productos imprescindibles para este verano

Cuando eres padre o madre y te preguntan qué cosas no le pueden faltar en verano a tus hijos seguramente te vienen a la cabeza los objetos más habituales, como son: un sombrero, una crema de protección solar elevada, una pelota de playa, una sombrilla, un flotador,…

Obviamente, todos estos objetos son muy necesarios para los meses de verano ya que parte de tus vacaciones o, mejor dicho, de las vacaciones de tus pequeños, las van a pasar jugando en el parque, en la piscina, en la playa, etc.. Por eso, es necesario que estén bien protegidos del sol para evitar insolaciones, quemaduras, etc. y, como no, que estén preparados para darse un refrescante baño de forma totalmente segura ya sea en la piscina o en la playa.

Pero además de esos objetos, hay 3 objetos más que a veces pasan más inadvertidos y que son muy necesarios para tu bebé en los meses de más calor.

¿Cuáles son? En este artículo te los explicamos con detalle.

3 productos que no pueden faltarle a tu bebé durante este verano:

1. Vaso térmico anti goteo con pajita:

La deshidratación es una de las causas más habituales que hace que los bebés terminen en urgencias durante los meses de verano. Y es que aunque pueda parecer un tema menor no es para tomárselo a broma.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la deshidratación es la segunda causa de muerte en bebés. Ten en cuenta que los bebés y los niños pequeños pueden deshidratarse de forma muy rápida y que sus cuerpos no tienen la habilidad de regular la temperatura del mismo modo que lo hacemos los adultos. Esto hace que en los meses de calor sea muy necesario que los padres nos encarguemos de hidratarlos constantemente.
Por eso, si tu bebé tiene más de 12 meses, es muy recomendable que lleves siempre en el bolso o en la bolsita de tu bebé un vaso térmico con pajita. De este modo, tu bebé podrá hidratarse con agua fresca allá donde vayas, ya sea el parque, la playa o la montaña. Además, gracias a la pajita, tu bebé beberá de forma fácil y divertida, ya que sentirá que puede hacerlo por el mismo del mismo modo que los adultos. Y gracias al sistema con válvula anti goteo mantendrás tu bolso seco.

Este dato es fundamental ya que si la válvula anti goteo no es buena, no solo pierdes todo el contenido del vaso térmico, sino que puedes echar a perder todo el contenido de un bolso por fugas de líquidos.
Además, te recomendamos que siempre que compres productos de plástico que tu hijo pueda meterse en la boca te asegures que son libres de BPA.

2. Porta biberones térmico:

Si tu bebé tiene menos de 12 meses, quizás sea demasiado pequeño como para hidratarlo con un vaso térmico anti goteo. En este caso, te recomendamos que tengas siempre preparado un porta-biberones térmico: es decir, una bolsa porta biberones fabricada en neopreno para que sea resistente al agua y fácil de doblar y guardar cuando esté vacía, que su interior sea térmico y acolchado para proteger el contenido de posibles golpes, y que la bolsa de hielo sea extraible, ya que así puedes dejar siempre una bolsa de hielo el congelador preparada.

Además, asegúrate que el porta biberones térmico tiene capacidad suficiente para varios biberones, ya que si te vas a pasar el día a la playa, por ejemplo, necesitarás varios biberones para la media mañana, la comida del medio día, la merienda… o quizás solo necesitas 2 biberones de agua y 1 potito de comida y una fruta.
En realidad, lo importante es que toda la comida y bebida que necesite tu bebé durante ese periodo de tiempo se mantenga fría y bien conservada.

3. Mordedor apto para el congelador:

Los dientes de los bebés empiezan a salir entre los 3 y los 7 meses de vida. Y normalmente van saliendo progresivamente de forma escalonada en el tiempo durante sus primeros 2 años y medio. Por lo que, es muy probable que para los 3 años, tu hijo, ya cuente con sus 20 dientes de leche perfectamente formados.

Pese a que algunos niños pasan por este periodo sin problema alguno, la mayoría sienten algún tipo de molestias que se manifiestan con: irritabilidad, babeo, ganas de morder…
Y si a esto le sumamos lo molesto que puede ser para un bebé lidiar con el calor, estos síntomas se pueden acentuar aun más.
Por lo que es muy probable que si tu bebé está en periodo de dentición necesitará morder cualquier cosa para aliviar el dolor y la tensión que siente en la boca.
Por eso, es muy recomendable que durante el verano siempre tengas listo 2 mordedores libres de BPA y aptos para el congelador (pero que no contenga líquidos). Así mientras tu bebé muerde uno de los mordedores el otro se enfría en el congelador.
Es importante que se pueda meter al congelador ya que el frío ayuda a desinflamar las encías. Pero también es muy importante que no contenga líquidos, ya que así tienes la total seguridad de que no puede tener ninguna fuga que pueda ingerir tu bebé al morderlo.

A nosotros nos encanta este mordedor de sandía de Dr Brown’s ya que, además de ser muy molón, está diseñado por un dentista pediátrico para que se adapte perfectamente a la boca del bebé alcanzando todas las áreas de desarrollo como son la mandíbula, los molares y los dientes. A más a más, tiene diversos tipos de durezas (la parte verde es más dura que la roja) y mientras el bebé lo muerde le ejerce un pequeño masaje en las encías que le ayuda a aliviar la presión.

¿Y a ti? ¿Qué te parece?

Como has podido ver, no son los productos más habituales o al menos no son los primero que te vienen a la cabeza. Sin embargo pueden convertirse en tus mejores aliados para disfrutar de este verano junto a tus pequeños.

banner subscriptores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *