Como padre o madre, seguro que en muchas ocasiones te has preguntado si estás haciendo lo correcto en cuanto se refiere a la educación de tu hijo. A veces incluso podemos llegar a ser demasiado auto exigentes… nos pedimos ser mejores y nos preguntamos si no hubiera sido mejor hacerlo de otra forma. Pues Ely de “Educar en Calma” tiene una buena noticia para ti… ¿Quieres leerla?

Ultimamente en los talleres presenciales con padres siempre, al terminar, suelo tener una fila de padres esperado, ojeando los materiales que llevo, haciendo tiempo en muchas ocasiones, para preguntarme cosas del tipo:

“Y tú qué harías si…”

“Si lo hubieras dicho tres veces y estuvieras en este caso, ¿cómo solucionarías el conflicto?”

Siempre sonrío y los miro con la mayor tranquilidad que puedo y les suelo decir: “No lo sé”

Cada caso, cada familia, cada escena que me cuentan corresponde a un momento único entre un grupo de personas que forman parte de una recién familia, y no tengo derecho a inmiscuirme en su hogar, aunque me lo hayan pedido.

Por otro lado, creo que es importante que los padres seamos conscientes de que no existen recetas mágicas.

Educamos para la vida, queremos que nuestros hijos sean adultos trabajadores, honestos, honrados, asertivos, curiosos, solidarios… ¡y tantos adjetivos!

Las pequeñas -porque siempre son pequeñas- dificultades educativas que tenemos hoy, son oportunidades reales para que nuestros hijos aprendan a ser personas integras.

¿Cómo queremos hacerlo? Seguro que todos podemos aunarnos y decir que siempre es mejor desde el amor y desde el respeto.

Cada familia es diferente, tiene unas circunstancias diferentes y unas características que la hace única y genial.

Disfrutad de vuestros hijos. Aprended a ver el mundo a través de sus ojos. Empatizad con ellos y marcar limites, claro que sí, pero desde el respeto, la tolerancia y el amor.

Los niños quieren aprenden y necesitan a adultos dispuestos a enseñarles.

Estoy segura de que hablando con ellos, a su altura, con un lenguaje adaptado a ellos y empalizando con sus sentimientos y necesidades, llegareis a acuerdos cuando estéis ante una dificultad.

No olvidéis que cada familia es diferente y cada una marcará una línea. Que una tenga menos normas y otra más no implica que estén ante cosas erróneas y sus resultados pueden ser igual de buenos.

La cuestión no es qué haría yo ante una situación que me cuentan, aunque reconozco que, en muchas ocasiones, lo que buscan las familias son ideas o una lluvia de ideas para tener herramientas y probar.

Para mí lo fundamental es reforzar a los padres, invitarlos a seguir aprendiendo, compartiendo sus “trucos” con otros padres, favoreciendo el respeto entre padres e hijos, para seguir cambiando la mirada hacia la infancia.

Cada familia es diferente pero todas somos familias y queremos a nuestros hijos por encima de todo. Así que disfruta de la tuya y no pierdas de vista que los pequeños, día a día, crecen y tendrán nuevos recursos y retos.

¿Te gustaría leer más artículos de ella?

Te invitamos a pasar por el perfil de Ely donde encontrarás más… También te recomendamos el área de colaboradores en el blog donde podrás leer más artículos interesantes de otros profesionales que escriben semanalmente en esta sección con información útil referente a diferentes sectores.

¿Te ha gustado este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes inscribirte en nuestra newsletter para recibir más novedades como este post, además de descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio.

banner subscriptores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *