Seguramente como madre de un bebé habrás oído varias versiones de madres que empiezan con la alimentación complementaria en diferentes momentos de la vida de sus hijos; hay quien empieza a los 4 meses, otros a los 6 y pocos, más tarde de los 6 meses. Pero… ¿Cual es el mejor momento para iniciar la alimentación complementaria de tu hijo? Debemos fiarnos de una fecha exacta o hay otros factores importantes a tener en cuenta? Hoy Iria “Tu nutricionista de Familia” nos habla de la importancia de este momento en la vida de tu hijo y de como reconocer que es el momento.

Tu bebé tiene 5 meses y has recibido todo tipo de mensajes contradictorios respecto a su alimentación… Tu vecina te dice que su hijo hasta los 7 meses no empezó a comer purés; tu amiga te habla de un nuevo método en el que comienzan a comer sólidos desde el principio; y el pediatra de tu hijo, te suelta que ya estás tardando en empezar a darle papilla de frutas.

En este post, trato de aclarar algunas claves sobre esta nueva etapa.

Las señales…

La leche materna o, si no es posible, de fórmula adaptada, debe ser el único alimento para tu bebé hasta los 6 meses de edad. Después de esta edad, seguirá siendo su principal fuente de nutrientes y energía, pero lo deberá complementar con otros alimentos. Aunque no solo depende de la edad. Hemos de tener en cuenta que se cumplan todos estos factores:

  • El bebé debe mostrar interés por los alimentos.
  • Su desarrollo psicomotor le permite mirar un objeto, agarrarlo con la mano y llevárselo a la boca.
  • No presenta reflejo de extrusión, o lo que es lo mismo, no escupe el alimento con su lengua hacia adelante.
  • Se mantiene sentado y erguido, por sí mismo.

En cuanto a los diferentes métodos de alimentación complementaria, debes pedir información a su pediatra y a un Dietista-Nutricionista. Con toda la información actualizada que te faciliten, podrás elegir el que prefieras o se adecue mejor a vuestras circunstancias.

Elijas el método que elijas, hazlo bajo una premisa: NUNCA obligues a tu bebé a comer.

Di no a la “cucharadita de más”.

¿Con qué alimentos debo comenzar?

No hay un orden establecido, pero sí una serie de recomendaciones. Es importante no retrasar demasiado el consumo de alimentos que aporten hierro, así como de verduras y frutas, fuentes de vitamina C, necesarias para la absorción de una forma de hierro que es menos biodisponible (forma no hemo).

¿Dónde lo encontramos?

Con una mejor absorción (hierro en forma hemo), en los berberechos o los mejillones, las sardinas, la ternera o el pavo.

Por otro lado, tenemos otros alimentos que aportan hierro no hemo (garbanzos, harina de almendras, lentejas, judía blanca y pinta, huevo…), por lo que es conveniente completar esa comida con frutas y verduras, como la fresa, el kiwi, el melocotón, el brócoli o el pimiento.

Incluso los alimentos con mayor potencial alergénico (algunas frutas, huevo, pescado o frutos secos molidos o triturados que formen parte de una preparación) no deben retrasarse; excepto si hay antecedentes de alergia donde se debe consultar al pediatra.

Para evaluar una posible reacción alérgica, en este tipo de alimentos se recomienda esperar al menos 3 días sin que se ofrezca uno nuevo.

¿He de evitar algunos alimentos?

Antes de los 12 meses no es aconsejable dar leche de vaca, por su inmadurez inmunitaria y porque puede influir en la absorción del hierro. Tampoco se recomienda que antes del año consuman espinacas, remolacha, col, acelgas o borraja, por su contenido en nitratos.

Alimentos azucarados o con sal, mariscos como las gambas o langostinos, bebidas de arroz, algas y pescados azules de gran tamaño, tampoco se deben ofrecer.

La leche materna, ¿antes o después de las comidas?

Las recomendaciones indican que antes del año la leche se ofrezca una hora antes, tanto si es materna como si toma fórmula, para asegurar que sea su principal fuente de alimento y no llegue con mucha hambre a la comida.

Algunos expertos hacen la siguiente recomendación. Si el método elegido para comenzar la alimentación complementaria, es con papillas y purés, es más probable que el volumen de alimento que ofrezcas y que el niño consumirá sea mayor que si tu hijo inicia la alimentación autorregulada o “Baby Led Weaning” (BLW), donde a lo sumo comerá un par de trozos del alimento (sobre todo al principio). Por ello, si vas a darle triturados, ofrece el pecho antes de comer. Si optas por BLW, no se saciará con el alimento y puedes ofrecerle el pecho antes o después de comer.

Mi consejo, ¿cuál es? A demanda. Sea dos horas antes o sea al final de la comida. Creo que responder a sus necesidades es siempre lo más sensato.

¿Necesita mi bebé alguna suplementación?

En general, salvo indicación médica, no. Aunque sí deberán suplementarse con vitamina B12, los bebés ovo-lacto-vegetarianos o vegetarianos que tomen leche materna, excepto si la madre se suplementa con B12. Tampoco deberán hacerlo si el bebé toma fórmula, pues ya lleva esta vitamina.

Además, respecto a la vitamina D en España, el Grupo de Prevención en la Infancia y adolescencia, recomienda que reciban un suplemento de 400 UI/día los lactantes menores de un año lactados al pecho y los alimentados con sucedáneo de leche humana que ingieren menos de 1 litro diario de fórmula. En prematuros menores de un año de edad corregida precisan una ingesta de vitamina D de 200 UI/kg/día hasta un máximo de 400 UI/día.

Para recomendaciones más específicas o resolución de dudas, deberás consultar al médico Pediatra y/o Dietista-Nutricionista de tu hijo.

¿Te gustaría leer más artículos de ella?

Te invitamos a pasar por el perfil de Iria donde encontrarás más… También te recomendamos el área de colaboradores en el blog donde podrás leer más artículos interesantes de otros profesionales que escriben semanalmente en esta sección con información útil referente a diferentes sectores.

¿Te ha sido útil este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes unirte en nuestra familia para recibir más novedades como este post, además tendrás acceso exclusivo a eventos, descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio.

banner subscriptores

1 comment

  1. Pingback:¡Ni una cucharadita de más! – Iria Quintáns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *