Llega el invierno y con él llegan los resfriados. Sobretodo si tienes niños pequeños que ya van a la guardería o al colegio. Pero ¿Cómo evitar los resfriados en inverno? Parece misión imposible, ¿verdad?

Es empezar la guardería o el cole y empezar a pillar un resfriado tras otro hasta y estás así hasta casi el verano. Ten en cuenta que el resfriado es un virus que se transmite al hablar, toser, estornudar… lo que lo hace altamente contagioso.

Pero por suerte hay muchas formas de evitar los resfriados de los peques de la casa y de los no tan peques.

17 formas de evitar resfriados de niños y mayores en invierno
Imagen Freepick

17 formas de evitar resfriados de niños y mayores en invierno

Mejorar la higiene:

La higiene es fundamental para muchos aspectos de la vida. Y no podía ser menos para evitar los resfriados de niños y adultos.

Aunque la mayoría de medidas nos pueden parecer muy obvias, no lo son tanto para los más peques. Por lo que hay que hacer especial incapié en la higiene personal de nuestros hijos. Como por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia:
    Ésto lo aprenden desde la guardería y hay que reforzarlo en casa. De esta forma no solo evitarán resfriados sino que además evitarán muchas otras enfermedades.
  • No tocarse la boca, la nariz o los ojos con las manos sucias:
    Ésto es bastante complicado con niños pequeños. Por eso es recomendable tener siempre a mano toallitas húmedas para poder hacer una limpieza rápida antes de que se froten la manos por la cara.
  • No coger cosas del suelo:
    Ésto también es algo complicado con los más pequeños. Pero desde pequeños debemos esforzarnos en hacerles entender a nuestros peques que el suelo es un espacio sucio y que cuando algo cae al suelo debe limpiarse antes de que lo volvamos a tocar.
  • No coger juguetes de otros niños que están resfriados:
    Ésta opción también es bastante complicada con los niños pequeños. Pero debemos insistir sobretodo si sabemos que alguien con resfriado a cogido los juguetes antes que nuestro hijo.

Pero además de estas precauciones de higiene, como padres debemos:

  • Mantener limpios todos los espacios de la casa:
    A los niños les encanta tirarse al suelo y son capaces de rebuscar en sitios inimaginables. Por eso es fundamental tener todos los espacios de la casa lo más limpios y desinfectados posible.
  • Limpiar los juguetes de los niños:
    Es imposible limpiar constantemente todos los juguetes de tus hijos. Pero intenta poner especial atención en aquellos juguetes que usan más a menudo, sobretodo si son juguetes que deben coger con las manos o simplemente tienden a llevárselos a la boca.

Cambio de hábitos:

Aunque a veces no somos conscientes, los hábitos correctos son fundamentales para no resfriarse. Ten en cuenta que los malos hábitos pueden perjudicar a nuestro sistema inmunitario y al de nuestros hijos.

Por eso es importante que nosotros aprendamos buenos hábitos y le enseñemos a nuestros hijos a:

  • Taparse la boca con la parte interior del codo al toser o estornudar:
    Puede que te suene un poco raro, pero al toser o estornudar no hay que taparse con la mano. Ten en cuenta que si toses y te tapas con la mano, a la que toques algo con esa mano estarás dejando tus virus y bacterias en pomos de cajones, pasamanos,… y en todo lo que toques. Por eso es recomendable taparse con el antebrazo o con la parte interior del codo ya que de ese modo siempre tenemos las manos limpias y evitamos contagiar cualquier enfermedad.
  • Evitar tocar las cosas con las manos en los espacios públicos:
    No se trata de ir con guantes y mascarilla por la vida. Pero será mucho más fácil alejarse de resfriados si evitamos tocar con la mano determinados elementos de los espacios públicos, como por ejemplo deslizar las manos por las barandillas, tocar con el dedo botón del ascensor…
  • Ventilar la casa 10 minutos al día:
    Éste hábito es un clásico. Y es que no hace falta dejar las ventanas abiertas mucho tiempo. Con 10 minutos al día es suficiente para oxigenar el aire, reducir el polvo, regular la humedad y desinfectar la habitación.
  • Tener la casa a una temperatura de entre 20 y 23ºC:
    No existe una temperatura perfecta porque depende de la sensación de cada uno. Pero debemos intentar que nuestra casa esté siempre a una temperatura de entre 20 y 23 grados. De esta forma no pasaremos frío y evitaremos los choques térmicos al salir de casa.
  • Abrigarse correctamente:
    Todas las madres y padres solemos pecar de sobreabrigar a nuestros hijos. Pero es tan malo no abrigarlos como sobre abrigarlos. Si no los abrigamos pasarán frío y se resfriarán. Y si los sobreabrigamos pasarán calor, sudarán y se resfriarán. Por lo que antes de salir de casa no está de más consultar el tiempo y así asegurarnos que tanto nosotros como nuestros hijos llevamos el abrigo perfecto.
  • Evitar los cambios de temperatura muy bruscos:
    Los cambios de temperaturas bruscos perjudican a nuestro sistema inmunológico y nos hacen propensos a resfriarnos. Por lo que, en la medida de lo posible debemos evitar pasar de zonas de mucho calor a mucho frío y viceversa.
  • Asegurar que nuestros hijos están en espacios libres de humo:
    El humo irriten las mucosas y las vías respiratorias. Por lo que debemos evitar los espacios con humo ya que nos ayudarán a resfriarnos más rápido.  Y más aun si hemos tenido bebés prematuros o con broncodisplasia.
  • Ofrecer una alimentación equilibrada:
    La alimentación equilibrada hace que tengamos el sistema inmunitario mucho más fuerte. Por eso, debemos conseguir que nuestros hijos coman muchas frutas y verduras. Sobretodo las más ricas en vitaminas. La dosis ideal son 3 piezas de fruta y 2 raciones de verdura al día, tanto para pequeño como para grandes.
  • Realizar ejercicio en lugares cerrados para no coger frío:
    El ejercicio ayuda a mejorar el sistema inmunológico. Sin embargo, si hacemos ejercicio en lugares abiertos es muy probable que terminemos resfriados.
    Por eso, intenta hacer ejercicio en sitios cerrados hasta que llegue el buen tiempo. O, al menos, intenta evitar las horas de más frío si haces ejercicio en la calle.

Puede parecer difícil, sobretodo con los más pequeños. Pero estos buenos hábitos te ayudarán a alejar los resfriados de tu familia.

<a href="https://www.freepik.com/free-photos-vectors/people">People photo created by freepik - www.freepik.com</a>
Imagen Freepick

Tomar probióticos:

Los probióticos también son grandes aliados para evitar resfriados en invierno.

No olvides que los probióticos son bacterias vivas que contribuyen al equilibrio de la flora intestinal y mejoran el sistema inmunológico. Y al fortalecer el sistema inmunológico es mucho más difícil resfriarse.

Hay diversas formas de tomar probióticos:

  • Come alimentos ricos en probióticos:
    Muchos alimentos contienen probióticos de forma natural. Como por ejemplo el yogurt, el queso crudo, las aceitunas, el kéfir, el chucrut, el miso, el Kimchi…
    Así que intenta incluirlos en tu dieta y en la de tus hijos para ayudarles a mejorar el sistema inmunológico.

    Imagen Pexels

     

  • Toma probióticos orales:
    Los probióticos orales son un excelente suplemento alimentario para todos los miembros de la familia. Desde los abuelos, hasta los padres, niños, bebés e incluso las madres embarazadas.
    Aunque no todos los probióticos son iguales. Es importante buscar probióticos que estén especialmente diseñados para potenciar al máximo el sistema inmunitario y que además, de probióticos incluyan vitaminas, minerales,… Nosotros por ejemplo, usamos el Probiótico protector inmunitario de Lactoflora que incluye vitamina B9, B12, etc. De esta forma, será mucho más fácil evitar resfriados.
    También es importante que el probiótico sea adecuado para la edad. Porque las necesidades de los niños y de los adultos son muy diferentes. Por lo que es recomendable que le demos a nuestros hijos un probiótico infantil. Hay muchas opciones. Pero a nosotros nos gusta este probiótico protector inmunitario infantil con probióticos de origen materno y vitamina D3 que además se camufla muy bien porque no altera el sabor de los alimentos. Así es mucho más fácil que se lo tomen nuestros hijos. 

Como ves, hay muchas formas de tener los resfriados a raya durante todo el invierno. Algunas son más fáciles de aplicar que otras. Pero sin duda, cuántas más de estas medidas de prevención puedas llevar a cabo, más fácil será que tu familia se libre de los resfriados este invierno.

¿Tú qué haces para evitar los resfriados en invierno?

Fuentes: Center of Disease Control and prevention, Medline Plus, Tu canal de salud, Komvida, Vivir mas y mejor, Lactoflora, Saber vivir.

¿Te ha sido útil este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes unirte en nuestra familia para recibir más novedades como este post, además tendrás acceso exclusivo a descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio.

banner subscriptores

¿Qué estás buscando?

DESCARGA TU GUÍA DE 0 A 14 AÑOS GRATIS

Únete a HelloPapis y consigue GRATIS esta guía de crecimiento por edades además de muchos descuentos y promociones exclusivas
Únete a HelloPapis y consigue GRATIS esta guía de crecimiento por edades además de muchos descuentos y promociones exclusivas

Los más Populares de Hellopapis