A pesar de que el embarazo debería ser una época tranquila, en la que la madre se adapte poco a poco a su nueva situación, tanto física como psicológica, lo cierto es que cuanto más se acerca el momento del parto, surge una lista interminable de cosas que hay que tener preparadas para cuando nazca el pequeño. La habitación del bebé, la ropa para los primeros meses, como elegir el cochecito, etc. En cuanto a este último, muchas son las ofertas que encontramos en el mercado. Pero, ¿cómo saber cuál es la mejor opción? Lo ideal es echarle un vistazo por ejemplo a algunos de los mejores carritos Chicco y conocer muy bien cuáles son nuestras necesidades particulares.

El famoso trio

Cuando acudimos a una tienda de carritos de bebé, sobre todo si es nuestra primera vez, nos encontramos con una gran variedad de piezas y de combinaciones posibles. Para empezar, los cochecitos de bebé constan de una pieza llamada chasis, formada por las patas y las ruedas. A este chasis, se le pueden incrustar diferentes piezas que permitirán posturas diferentes según las etapas de crecimiento y también nuestros gustos:

  • El capazo: también conocido como “cuco”, se suele emplear para transportar a los bebés recién nacidos. En él, el bebé va completamente tumbado como si estuviese en la cuna. Además, el capazo cuenta con una especie de cubierta que lo protege del ruido, así como de la lluvia o del sol.
  • El grupo O: denominado también “huevo”. Cada vez son más los padres que eligen esta pieza y la utilizan desde el minuto cero, ya que no supone ningún problema para el bebé no ir completamente en posición horizontal.
  • La silla de paseo: esta pieza sí que está destinada a aquellos bebés que superan los 5 o 6 meses, ya que es necesario que sean capaces de sujetar la cabeza por sí mismos y tener una cierta movilidad.

Elegir el mejor cochecito para vosotros

Ahora bien, una vez conocemos las diferentes posibilidades que nos ofrece el carrito, ¿cómo saber cuál nos conviene más? Para ello deberemos analizar nuestra situación personal y nuestros hábitos.

  • ¿Cuál nos resulta más cómodo?

Para saberlo debemos preguntarnos si preferimos un carrito alto, bajo, regulable… según la altura de las personas que vayan a llevarlo.

  • ¿Cómo es nuestro estilo de vida cotidiano?

Sueles caminar por la ciudad, por el campo, a pie, en un vehículo grande/pequeño, en transporte público. Según tu modo de vida podrás elegir un cochecito en el que prime el hecho de que no sea aparatoso y con una buena amortiguación o, por el contrario, que sea grande y espacioso.

  • ¿De qué presupuesto dispones?

Este es un tema delicado y muy subjetivo, ya que cada persona puede presentar una situación económica muy concreta. Sin embargo, hay varias cosas que debemos tener en cuenta: 1) Lo más caro no siempre es lo que mejor se adapta a nuestro modo de vida, a nuestras necesidades, 2) En el mercado existe una gran variedad de precios, como ocurre con los carritos Chicco, en función de las comodidades y piezas que aporta. 3) La calidad y unos mínimos de seguridad: dado que el carrito es un espacio en el que nuestro bebé puede llegar a pasar mucho tiempo, debe reunir las condiciones adecuadas para no poner en riesgo su salud.

¿Te ha sido útil este post?

Compártelo en las diferentes redes sociales clicando en cada una de ellas más abajo, también puedes unirte en nuestra familia para recibir más novedades como este post, además tendrás acceso exclusivo a eventos, descuentos y tiendas nuevas de nuestro directorio.

banner subscriptores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *